Instalar cinco sistemas en tu disco duro

Lo que pretendemos es instalar en un ordenador con un disco duro de 80 Gb (vale con 30 o incluso 20), cinco sistemas operativos, porque cada uno nos viene bien para algo o por el reto de hacerlo (ya veréis que los de M$ no nos lo ponen nada fácil).

Partimos del disco duro pelado de particiones, así que lo primero como siempre es sacar copias de seguridad de los datos que no queremos perder y en esta ocasión vamos a utilizar el Partition Magic (concretamente sus discos de arranque), tanto para vaciar el disco duro de particiones como para crear las nuevas.

A la hora de definir las nuevas particiones hay que hacerlo en el orden que vamos a instalar los sistemas operativos (DOS, Windows 98, Windows 2000, Linux y BeOS) de tal forma que la partición FAT16 del DOS sea la primera, la de Windows 98 (FAT32) la segunda y que empiece antes del 1er Giga y la de Windows 2000 (NTFS) antes del 4º. Giga).

Fuente: Esku

Las tres primeras particiones, donde residirán los tres sistemas M$, deberán ser particiones primarias. El resto serán extendidas.

Un ejemplo válido sería esté:
1. FAT16 (900 Mb). Partición primaria.
2. FAT32 (3 Gb). Partición primaria.
3. NTFS (8 Gb). Partición primaria. Añade 5 Gb si tienes una grabadora de DVD normal o 10 Gb si es de dos capas.
4. Ext2/ext3 (14 Gb). Partición extendida.
5. Swap Linux (el doble de tu RAM). Partición extendida.
6. FAT32 (2 Gb). Partición extendida.
7. FAT32 (el resto). Partición extendida.
Fijaos que la partición Linux es ext2, debido a que esta versión sólo soporta este formato, pero cuando instalemos linux le decimos qué formato deseamos a la hora de formatearla (ext2, ext3 o ReiserFS, recomiendo ext3) y en paz.
La penúltima partición FAT32 es para el BeOS, lo mismo cuando instalemos el BeOS ya la formatea en su sistema nativo, eso sí cuando hagamos esto tened cuidado pues la manera que tiene de mostrar las particiones en la instalación es algo confusa y podemos meter la pata, lo mejor es comprobar el tamaño y la posición con respecto a las otras.
Empezamos la instalación:
MS-DOS:
Antes de empezar con la instalación marcamos como activa la primera partición primaria y como ocultas las otras dos primarias (esto se hace fácilmente con los discos del Partition Magic, luego reiniciamos con el primer disco del MS-DOS para hacer su instalación normal, por últimos añadimos sus drivers, su Windows 3.11, etc.
WINDOWS 98:
Ahora marcamos como activa la segunda partición y ocultamos la primera y la tercera para proceder a la instalación de Windows 98, arrancando desde CD-ROM o desde el disco de inicio de Windows 98.
Recordad que en equipos modernos, como los Pentium IV, ya no funciona Windows 95 (no se porqué si MS-DOS y Windows 3.1x van de fábula).
WINDOWS 2000/XP:
Marcamos como activa la tercera partición (NTFS), ocultando las dos primeras y arrancamos desde el CD-ROM nuestro Windows 2000 para proceder a la instalación.

En lugar de este sistema podrías instalar Windows XP o Windows NT, aunque en este último caso la partición no podría ser mayor de 4 Gb.

LINUX:

A partir de aquí no hay que marcar particiones primarias como activas pues todo lo hacemos ya sobre extendidas.

Arrancamos desde el primer CD de nuestra distribución favorita e instalamos como siempre, cuando pregunte por las particiones pedimos modificarlas con disk druid para sólo poner el punto de anclaje / a la

partición ext2 y luego le indicamos que la formatee como ext3.
Eso si como gestor de arranque seleccionamos Lilo instalándolo EN LA PROPIA PARTICIÓN DONDE RESIDE LINUX.

NOTA PARA LINUX SIN LILO: Algunas distribuciones modernas no traen lilo (p.e.: Fedora o Guadalinex , sólo incluyen grub para instalarlo en el MBR, esto puede ser un problema, lo mejor sería instalar la distribución sin ningún gestor, arrancar el linux con ayuda de un CD-live, bajarse e instalar un lilo, regenerar un fichero /etc/lilo.conf y ejecutar lilo.
En diferentes secciones de esta web encontrarás suficiente información para sortear este problema con éxito.

BeOS:
Arrancamos desde el CD y procedemos a la instalación en la partición correcta.
NO INSTALAMOS EL GESTOR DE ARRANQUE DEL BEOS.
La última partición es donde guardamos nuestros datos y es visible por todos los sistemas menos por el MS-DOS (para que fuera visible también para él tendría que ser FAT16 pero este tipo de particiones no pueden ser mayores de 2 Gb).
Ya tenemos los sistemas instalados pero ahora cuando queramos ejecutar un Windows o el DOS hay que marcar como activa la partición correspondiente, lanzaríamos linux desde su disco de inicio y no sabríamos aún como lanzar el BeOS.
Para gestionar todo esto usaremos otro programa llamado Boot Magic (viene con el Partition Magic), lo instalamos p.e.: sobre Windows 98 y nos quedamos con el disco de inicio que crea por si metemos la pata.
Ejecutamos su herramienta de instalación y nos aseguramos que incluye los 5 sistemas, el DOS y los Windows deben marcar como activa la partición correspondiente y como ocultas las otras primarias (o bien poner como mostrables las extendidas y la primaria correspondiente).
Puede ser que Boot Magic no detecte el linux, pues nada creamos un nuevo punto de arranque apuntando a la partición donde reside este sistema y probamos arrancarlo. Si no funcionara arrancamos con su disco y asegurándonos previamente de la buena configuración del lilo tecleamos ‘lilo’.
Otra ventaja que tiene esté método de instalación de tantos sistemas es que si falla uno podemos eliminar sólo ese sistema y reinstalarlo dejando intactos los sistemas que si funcionan, sólo hay que tener en cuenta algunas cuestiones, según el sistema que haya caído:
· Si es un Windows que contiene el Boot Magic, lo primero es deshabilitarlo, después activamos con el Partition Magic de disquete la partición donde estaba para proceder a la instalación del sistema y volvemos a instalar el Boot Magic reconfigurándolo otra vez (por si acaso hacemos siempre un disco de arranque del Boot Magic antes de proceder con esto).
· Si es un Windows que no contiene el Boot Magic o MS-DOS es conveniente también deshabilitarlo y activar la partición del sistema a reparar con el Partition Magic. Cuando hayamos reinstalado el sistema activamos la partición del Windows que tiene el Boot Magic y reactivamos dicho programa.
· Si es Linux procedemos igual que cualquier instalación de linux pero recordando que el gestor de arranque va en la misma partición donde tenemos el linux. Esto vale tanto si el linux ha caído, si lo vamos a sustituir por otra distribución o simplemente vamos a actualizar a una versión más reciente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: