Esa frase me llena de “gozo” cada vez que la oigo por telefono. Parece que es la solución a todos sus problemas… pero también a...